Ya se había visto en otras ocasiones, aunque lo que sucedió en el Camp Nou este domingo dejó a todos con la boca abierta. ¿Los protagonistas? Lionel Messi y Luis Suárez, que armaron una jugada inolvidable.
El equipo de Luis Enrique ganaba con comodidad por 3 a 1 ante el Celta de Vigo y el rosarino fue derribado en el área. El propio Messi se hizo cargo del penal pero, en lugar de ir por su segundo tanto personal, decidió habilitar a Suárez, que llegó corriendo desde atrás y no perdonó.

Embed
Cabe destacar que, pese a lo insólito de la jugada, esta acción es legal y ya se ha visto en ocasiones anteriores, como la del recordado Johan Cruyff jugando para el Ajax en 1982 o la del francés Robert Pires jugando para el Arsenal, aunque en aquella oportunidad el resultado no fue el esperado.

Cruyff
Pires