Era conocido el bajón anímico que había generado en la popular Ronda Rousey la categórica caída ante Holly Holm que le hizo perder su cinturón y el invicto, aunque nadie imaginaba que dicha derrota había repercutido tanto en la mente de la estadounidense.

Embed
Rousey fue la invitada de honor al programa de Ellen DeGeneres, uno de los shows más famosos del mundo y allí fue donde se sinceró y, visiblemente conmovida y entre lágrimas, confesó que pensó en quitarse la vida.

"En la sala médica tras la pelea empecé a pensar en qué voy a ser si ya no puedo ser esto y literalmente pensé en matarme. Pensé en que ya no era nada y que nadie iba a dar nada más por mí después de esto", manifestó la peleadora de 29 años.

Ronda
Sin embargo, explicó luego los motivos por los cuales decidió sacar esas ideas de su cabeza. "Para ser honesta, levanté la vista, lo vi a mi hombre (Travis Browne, también peleador de UFC) y dije 'Quiero tener hijos con él, debo mantenerme en pie'".

Consultada por las razones de su sorpresiva derrota, Rousey explicó: "Fue mi tercera defensa del título en nueve meses. Creo que nadie había hecho algo así. No es una excusa, he peleado en peores condiciones, pero cada es pelea es distinta y no existe la perfección".

Por todos estos motivos, y por lo duro que significó el golpe, la máxima exponente de las artes marciales mixtas femeninas aún no tiene fecha de regreso al octágono, aunque los fanáticos esperan con ansias la revancha ante Holm, que este 5 de marzo defenderá su título ante Miesha Tate.