La víctima no quiere ver a su madre, vive con su tía y está con asistencia psicológica. Su mamá volvió a convivir con el hombre que habría abusado de la chica y por eso pidió que la causa no avance.

Una mujer pidió a la Justicia que no avance con una causa de abuso sexual que involucra a su hija y a su actual pareja. Aunque las pruebas demuestran que la menor fue víctima de abuso, la mamá de la chica quiere que suspender el juicio que tiene como principal acusado a su marido.

El hecho ocurrió en Neuquén en 2012. Allí, una chica de 12 años fue víctima de abuso sexual por parte de la pareja de su madre que vivía con ellas, según publica el sitio lmneuquen.com

Al enterarse de lo sucedido, la mamá de la menor se separó y radicaron las denuncias ante la policía. Durante el proceso de investigación, una entrevista en cámara Gesell confirmó la traumática situación que vivió la niña en ese entonces.

Lo llamativo del caso es que cuatro años después de abuso, la mujer defendió al hombre que abusó de su hija adolescente y pidió frenar la causa.

El delito por el que fue acusado el hombre es abuso sexual simple doblemente agravado por la situación de guardador y por haber sido consumado aprovechando la convivencia que tenía con la menor. La pena que podría recibir el hombre es de 3 a 15 años de prisión si se lo halla culpable.

La defensa del hombre solicitó la suspensión del juicio a prueba (probation) y, de acuerdo con lo que trascendió por fuentes judiciales, "la mujer se acercó y manifestó su voluntad de que la causa no avance".

El fiscal Gustavo Mastracci solicitó la elevación a juicio de la causa, medida a la que adhirió la querella y la Defensoría de los Derechos del Niño, que también se manifestó en contra de la probation.

Lo cierto es que mientras se aguarda una fecha para el juicio, se cree que la mujer volvió a convivir con el hombre que abusó de su hija y por eso pretendía que no se continuara avanzando con el caso.