El mediocampista confió que en Venezuela tuvo miedo de que se lo amputaran y valoró que, pese a la gravedad de la lesión, tiene todavía "el dedo gordo y chiquito" del pie izquierdo para poder "volver a jugar".
"En Venezuela tenía miedo que me corten el pie", contó Patricio Toranzo, quien fue dado de alta después de haber sido sometido a una nueva intervención quirúrgica.

En una entrevista radial el volante de Huracán remarcó en más de una oportunidad que el accidente fue "una desgracia con suerte" y consideró que "Dios es tan grande que me dejó el dedo gordo y el dedo chiquito, que es donde va el quinto metatarsiano, que es donde va el apoyo".

Toranzo aprovechó la oportunidad para lanzar una crítica a la Conmebol, ya que nadie de la entidad se comunicó con él tras el accidente y pidió que "alguien se haga cargo".

"El micro no estaba en condiciones de viajar, de llevar a un plantel profesional. Este plantel sangró en Venezuela y ahora alguien tiene que sangrar por esto. Sé que no es el momento de echarle la culpa a nadie pero alguien se tiene que hacer cargo", sentenció.

Valoró Toranzo los mensajes de apoyo de Diego Maradona, Lionel Messi y otras figuras, y como contrapartida destacó que "nadie de la Conmebol" lo llamó.

Al mediocampista surgido en River le espera una larga recuperación, pero adelantó que el próximo fin de semana estará en Parque Patricios para acompañar a sus compañeros en el clásico ante San Lorenzo, por la quinta fecha del torneo.