Parece que los hinchas de Independiente encontraron en Diego "Ruso" Rodríguez al "chivo expiatorio" perfecto para descargar toda su furia tras una nueva decepción de su equipo, esta vez en el estadio Monumental.
El arquero del Rojo dio un rebote largo tras un cabezazo de Lucas Alario y le sirvió el gol al delantero, que no perdonó, lo que volvió a generar una catarata de cargadas de propios y ajenos en las redes sociales, tal como había sucedido en la última fecha en el clásico ante Racing.

Mirá las mejores:

Embed

Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed