Se trata de Segundo Mina Ponce y Eduardo Aurelio Rodriguez, quienes son los principales sospechosos por el asesinato de Marina Menegazzo y María José Coni. El presidente Rafael Correa no descarta sumar forenses argentinos a la investigación.

La Fiscalía General de Estado de Ecuador informó que el juez multicompetente de Manglaralto, David Balladares, accedió al pedido del fiscal Eduardo Gallardo para mantener detenidos a Segundo Mina Ponce y Eduardo Aurelio Rodríguez, los principales sospechosos del crimen de las turistas mendocinas asesinadas en Ecuador.

El funcionario agregó que, a partir de ahora, se inicia la instrucción fiscal, en la que Gallardo deberá juntar todos los elementos de prueba que involucren a los imputados.

La prisión preventiva de los dos detenidos se dictó durante una audiencia oral que se desarrolló en la Unidad Judicial Multicompetente de Manglaralto, en la ciudad de Santa Elena, en la cual estuvieron presentes los dos hombres apresados.

El fiscal presentó los informes técnicos y los resultados de las autopsias y otros estudios forenses, especialmente respecto a los objetos de las víctimas secuestrados en la vivienda donde ocurrieron los homicidios.

Según una publicación del diario ecuatoriano El Universo, en la audiencia de formulación de cargos, el detenido Mina Ponce cambió su versión y dijo que Rodríguez no tuvo participación en el asesinato de las dos jóvenes, a pesar de lo cual el juez Balladares pidió la prisión preventiva para ambos.

De acuerdo a lo informado por la fiscalía, Mina Ponce había confesado la autoría de los crímenes de las mendocinas Menegazzo y Coni y había involucrado a Rodrìguez en los hechos.

Por otra parte, el cónsul argentino en Guayaquil, Alberto Balboa, dijo que no descarta la hipótesis que vincula a los crímenes con una organización de trata de personas, tal como lo sospechan los familiares de las víctimas, aunque aclaró que se trata "una opinión personal".

"Todo puede ser, esto es una opinión personal. También hay parte de la familia que a raíz del estado de los cuerpos, que están totalmente irreconocibles, no cree que sean ellas", dijo el diplomático.

Balboa reconoció, además, que las familias de las víctimas "no están muy conformes con la investigación que llevó adelante la fiscalía ni con los culpables" y agregó que, incluso, algunos familiares "dudan de que sean las chicas las halladas" asesinadas, expresó Balboa en declaraciones a Radio Provincia de Buenos Aires.

Esta mañana, Gladys Steffani, la madre de Coni, contó que anoche llegó a Ecuador para interiorizarse sobre el avance de la investigación del crimen de su hija y de Menegazzo, e insistió en sus críticas a la investigación desarrollada hasta el momento.

Marina y María José fueron encontradas muertas en una zona de vegetación próxima a las playas de la localidad turística de Montañita, a unos 200 kilómetros de la ciudad de Guayaquil, en Ecuador. Los cuerpos estaban envueltos en plástico y embalados con cinta, según determinaron los pesquisas.

Las chicas habían tenido su último contacto telefónico con sus familiares el lunes 22 de febrero y planeaban regresar a Argentina el 26 de febrero.

Según los investigadores, el cadáver de María José fue hallado el jueves pasado tras un llamado a la policía y el de su amiga Marina el sábado, a pesar de que estaban en la misma zona a unos pocos metros de distancia.

Los pesquisas creen que los crímenes se produjeron la noche del mismo 22 de febrero o la madrugada del 23 y la principal hipótesis apunta a que se resistieron a un ataque del tipo sexual.