Dos inspectores de tránsito detuvieron a un hombre que circulaba con su auto, se subieron al rodado y lo obligaron a ir hasta un cajero donde le robaron 18 mil pesos, en Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut.
Todo comenzó cuando la víctima circulaba con su auto, cerca de las 6 de la mañana, por la colectora que está sobre Constituyente. Allí fue interceptado por un vehículo que lo obligó a detener su marcha. "Se bajan dos sujetos, uno se sube al lado de él y el otro lo escolta en el otro vehículo. Lo hacen ir al banco y le hacen sacar dinero", informó el jefe de Operaciones Especiales, Cesar Brandt, al diario El Patagónico.

Todo lo que querían era dinero. Luego de obligarlo a sacar la plata que tenía en el cajero -alrededor de 18 mil pesos- lo dejaron en el Banco Patagonia y se escaparon.

Desde la entidad bancaria, ubicada sobre avenida Irigoyen, alertaron al personal policial de la Seccional Tercera. A partir de los datos brindados por la víctima sobre el vehículo y al detallar que estaban vestidos con la ropa característica de los inspectores de tránsito de la ciudad, se logró detenerlos cuando circulaban por Pablo Ortega y Albert Blanc, en el barrio Industrial.

Se trataría de Mauro Daniel Cárdenas y Facundo Garbarino, quienes se desempeñan en el área de tránsito de la Municipalidad de Comodoro Rivadavia. Se encuentran detenidos en estos momentos en la Seccional Tercera.

Esta mañana, el intendente Carlos Linares se encontraba en Buenos Aires cuando fue informado de la falta de los inspectores. Consultado por este tema, manifestó: "me llegó la versión, pero esto no está muy claro, trabaja en el caso el abogado del municipio Miguel Criado y la Secretaría de Seguridad".

En cuanto a los pasos que se siguen ante una denuncia contra funcionarios del municipio, Linares sostuvo que "si la causa es real, tenemos que hacer la investigación interna para que esos funcionarios sean echados del municipio. Se los da de baja".

Además, el intendente detalló que hay pasos previstos para estos casos: "lo primero que se hace es separarlos del cargo y luego, ante la condena, se avanza en la expulsión o no. En esto vamos a ser firmes, muy claros y transparentes como siempre".

Finalmente el mandatario recordó que la planta municipal se compone de más de tres mil personas y no se está ajeno a este tipo de hechos que pueden pasar también con personas involucradas en otros ámbitos laborales.