Lo confirmó el fiscal federal, Frédéric Van Leeuw, quien aseguró que los dos estallidos registrados en el aeropuerto de Zaventem "probablemente fueron causados por un kamikaze". Entre el incidente de la terminal aérea y el del subte los muertos ascienden a 26.
La sección antiterrorista de la Fiscalía federal nombró a un juez de instrucción especializado en terrorismo para seguir el caso.

Además, Leeuw no descartó que alguno de los autores de los ataques "se haya dado a la fuga".

El fiscal precisó asimismo que las fuerzas de seguridad necesitaron un tiempo para asegurar la situación en el aeropuerto, por la presencia de valijas dispersas por todas partes.

Embed

"Es demasiado pronto para dar número preciso de víctimas", subrayó Leeuw, quien insistió en que la prioridad es tratar a los heridos.

Las dos explosiones del aeropuerto provocaron al menos 11 fallecidos y 35 heridos. Inicialmente se informó de que el número de muertos en esas detonaciones había sido de 13.

Por otro lado, el atentado en la estación de subte, ubicada en el barrio donde se encuentran la mayor parte de las sedes de las instituciones europeas, dejó al menos dieciseis muertos y un número aún no determinado de heridos.

Las explosiones en la terminal aérea el aeródromo ocurrieron a las 04.15 hora argentina, cuando se produjo una densa humareda que atravesaba los vidrios rotos del aeródromo, que fue abandonado por los viajeros de forma precipitada.

Poco después, otra explosión sacudió la estación de subte de Malbeek, una zona administrativa de la capital europea muy concurrida a esa hora.

Este último atentado provocó que toda la red de transporte público de la capital europea quedara bloqueada.