La actualidad de Horacio Zeballos es impensada para todos, comenzando por el propio jugador, que tenía pensado vivir el inminente nacimiento de su hija en la tranquilidad de su hogar cuando un giro en el cuadro del Masters 1000 de Miami le trastocó los planes.
El marplatense ingresó como "lucky loser" al certamen luego de perder la clasificación por la baja del suizo Roger Federer, en lo que fue el primero de los cambios que tuvo en su agenda inicial. Enfrente estaba Juan Martín Del Potro, por lo que llevaba claramente las de perder.

Pero Zeballos jugó un tenis de gran nivel, se aprovechó del físico de Del Potro y pasó de ronda. A esta altura, extendió su estadía en Miami apenas algunos días. Sin embargo, luego llegó el turno de enfrentar al español Fernando Verdasco, en lo que resultó un maratónico encuentro que el marplatense se terminó llevando en tres ajustados sets que, una vez más, obligó a modificar su agenda.

Mientras tanto, en Argentina, su esposa Sofía Menconi tiene sensaciones encontradas, ya que por un lado vive con felicidad el gran presente tenístico de su marido, aunque también está deseando tenerlo a su lado en este momento tan importante.

Embed
"La verdad es que él pensaba que no iba a entrar, su familia y yo teníamos más fe que él, se dio y fue una alegría enorme para todos", manifestó en declaraciones radiales.

"Él ya me dijo que se vuelve si nace, pero yo creo que va a esperar. Tengo fecha para el 10 de abril. Miro los partidos de él con las manos en la panza", concluyó.

Embed
Zeballos enfrentará este martes en los octavos de final al belga David Goffin, otro duro adversario en su inusitado camino en el Masters 1000 estadounidense. Mientras tanto, su esposa y su pequeña lo "sufrirán" desde su casa, mientras esperan su regreso.