Las inundaciones dejaron por lo menos 12 mil personas afectadas y varias localidades continúan aisladas, con rutas y caminos cortados. Según el Servicio Meteorológico Nacional, las lluvias y tormentas continuarán durante todo el fin de semana.
Las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Santa Fe mantenían este viernes el alerta por las inundaciones que provocó el temporal y el desborde de ríos y arroyos, donde hay más de 12 mil personas afectadas y varias localidades continuaban aisladas, con rutas y caminos cortados.

Inundaciones

Fuentes de Defensa Civil informaron que la situación seguía siendo complicada en el departamento entrerriano de La Paz, donde las autoridades asistían a más de 1.100 familias, al igual que en Concordia con 92 y Federal con 33.

Las fuentes advirtieron que las rutas que conectan Entre Ríos con Corrientes estaban cortadas por la creciente de ríos y arroyos, a excepción de la autovía Artigas Artigas, ex ruta nacional 14, y unos veinte caminos provinciales estaban intransitables.

"Existe peligro de que ocurra cualquier fatalidad", advirtió el intendente de La Paz, Bruno Sarubi.
El jefe comunal confirmó que son más de 1.100 las familias que siguen necesitando asistencia porque "perdieron todo" e indicó que unas 200 personas continúan evacuadas.

Embed

En Corrientes, funcionarios de Defensa Civil confirmaron que son más de 5.600 las personas afectadas por las inundaciones y la crecida de los ríos y arroyos, sobre todo en el norte de la provincia.

Las fuentes precisaron que la localidad más afectada es Pueblo Libertador y afirmó que la situación es también compleja en los departamentos de Monte Caseros y Sauce porque se registraron nuevas precipitaciones.

En Santa Fe, unas 1.500 personas continuaban este viernes evacuadas en localidades del centro-este de la provincia, en particular en los departamentos La Capital y Garay, por la crecida de los ríos Paraná y Salado.
Vecinos de otros barrios ribereños de la capital santafesina, como Alto Verde y Colastiné Norte, dijeron tener sus viviendas anegadas y reclamaban ser asistidos a través de las redes sociales.