El ex de Karina Jelinek dijo estar preocupado por su padre y su hijo, y no tanto por lo que pueda pasarle a él, porque ya está "jugado". Por esto pidió ser incluido en el Programa de Protección a Testigos e Imputados.
El viernes mientras prestaba declaración ante el juez Sebastián Casanello en la causa por lavado de dinero, Fariña nombró a mucha gente del entorno del detenido empresario Lázaro Báez, y le manifestó al magistrado su temor ante posibles represalias contra su familia.

Por esa razón, y ante la posibilidad de que su propia vida corra riesgo por estar colaborando en la causa, el juez lo incluyó en el Programa creado por la ley 25.764, que brinda protección a testigos y a imputados.

Embed
Fuentes judiciales confirmaron que Fariña, detenido hace dos años en otra causa por evasión fiscal millonaria, no denunció haber recibido amenazas, pero sí dijo varias veces que temía especialmente por su hijo y su padre, porque él ya estaba "jugado".

Tras un dictamen favorable del fiscal de la Cámara Diego Velazo, la justicia decidió incluirlo en el Programa. Cuando llegó a Ezeiza, luego de la maratónica declaración, Fariña comentó a agentes del Servicio Penitenciario que estaba "aliviado".

Fariña está alojado en el módulo 1 de la cárcel de Ezeiza con cuidados especiales a su integridad física, no tiene contactos con otros detenidos que están en el mismo pabellón y las 24 horas está monitoreado por cámaras de seguridad.

Embed
El mediático Fariña está preso, pero no por la causa de lavado, sino por evasión de casi 30 millones de pesos, un expediente que ya fue elevado a juicio oral y público.

El viernes, en la causa por lavado de activos, Fariña realizó su relato con muchos detalles sobre las supuestas maniobras de fuga de capitales de parte de Lázaro Báez. Aportó por un lado detalles de cuentas, cuevas financieras y nombre de operadores, y por otro, habló de la asignación de obras públicas a empresarios amigos destinada a hacer "caja".

Sobre el dinero que pasaba por Báez y sus empresas, Fariña, dijo que la ex presidenta sólo se enteró después de la muerte de su marido Néstor Kirchner de que el empresario fugaba fondos al exterior.