La defensa del ex director del Banco Central Pedro Biscay había requerido el apartamiento del magistrado por entender que se le había negado el derecho a la defensa. De confirmarse que Bonadío seguirá al frente de la causa, Cristina Kirchner deberá declarar el miércoles.
La defensa del imputado, ex director del Banco Central Pedro Biscay insistió este lunes en su pedido de apartamiento del juez Claudio Bonadio en la causa en la que se investiga la venta de dólares a futuro en el mercado a término por debajo del precio de mercado, en la que está citada la ex presidente Cristina Kirchner para el miércoles.

Sin embargo la Cámara habría ratificado al magistrado al frente del caso aunque oficializaría su decisión recién mañana. De ser ratificado Bonadio seguirá adelante con las indagatorias que incluye la de la ex mandataria el próximo miércoles.

Para mañana está citado el ex ministro de Economía Axel Kicillof mientras que para el miércoles se está montando un operativo especial para la declaración de Cristina Kirchner.

La Cámara Federal porteña escuchó este mediodía los fundamentos del pedido de apartamiento que hizo otros de los acusados, el ex director del Banco Central de la República Argentina (BCRA) Pedro Biscay.

Los defensores de Biscay, Alejandro Rúa y Paula Honisch insistieron en que Bonadio debe ser apartado por temor de parcialidad. Lo recusaron porque el magistrado les negó fotocopiar parte del expediente, con lo que consideran que se les ha negado el derecho de defensa.

"Un mes después que las pidiera y a días de la fecha en que nuestro asistido debe presentarse a declarar en el legajo, no ha podido obtener aún copia de la voluminosa documentación reservada en Secretaría y que ha reclamado", dijeron los abogados.

Por su parte, el propio Biscay, al término de la audiencia habló con los periodistas sobre "la imposibilidad como imputado de poder producir prueba vinculada a la producción de preguntas a testigos", entre otras irregularidades de Bonadio.

La defensa también sostuvo que el día de la indagatoria de Biscay, que fue el lunes pasado, el imputado había sufrido un accidente en bicicleta que le impedía asistir y presentó la justificación y una declaración por escrito.

En el juzgado se negaron a recibir esta presentación, por lo que Biscay debió presentarse, dijo la defensa.

Al realizar la acusación y citar a indagatoria, Bonadio sostuvo que la venta de dólar a futuro es un accionar "irregular, ilegal e ilegitimo", con el objetivo "de mantener forzadamente bajo el valor de la moneda estadounidense en el mercado marginal de compra/venta durante la gestión del gobierno que finalizó el 9 de diciembre de 2015, a sabiendas de que los vencimientos de los contratos operarían durante la siguiente administración que debía asumir el 10 de diciembre de 2015 y a despecho de los evidentes perjuicios que estas operaciones provocarían a futuro".

La imputación que se corresponde con los hechos descriptos por el juez es administración fraudulenta por abuso de confianza, que tiene un máximo de 6 años de prisión.

Bonadio acusó a Cristina Kirchner y a Kicillof de tomar la decisión política de hacer la operación de dólar futuro.