Desde la Prefectura Naval Argentina sostuvieron que "no hay indicios" de que el abogado Jorge Chueco haya atravesado clandestinamente la frontera nacional, con destino a Brasil, contrariamente a la versión que circuló en varios medios nacionales. El letrado es vinculado con el caso del presunto lavado de dinero que tiene como sospechoso a Lázaro Báez.
Este domingo, doce testigos, entre empleados del hotel donde se alojó el letrado y empleados del Parque Nacional Iguazú, declararon en la comisaría Primera de la Ciudad de las Cataratas ante funcionarios judiciales. Fueron quienes vieron en Iguazú a José Chueco antes de su misteriosa desaparición.

Lo que se sabe hasta el momento es que el último registro que se tiene del hombre es el que tomó la cámara de seguridad del hotel donde se había hospedado. Allí se ve cómo el 13 de abril el letrado sale a la calle para nunca regresar.

Los detectives también están chequeando la versión que indica que ese mismo día, Chueco se subió a un micro y pasó al Brasil, para luego llegar caminando a Ciudad del Este, a través del Puente de la Amistad.

Unos 100 miembros de PNA, en conjunto con las fuerzas de seguridad de Paraguay y de Brasil, patrullan la zona de Puerto Iguazú por tierra y por agua con embarcaciones, y también con helicópteros desde que lo requirió el juzgado del juez federal Sebastián Casanello, quien investiga la causa conocida como "la ruta del dinero K", en la que Chueco estaría involucrado en la compra de varias empresas, entre ellas la financiera SGI.