Asociaciones de consumidores convocaron a una nueva protesta contra los aumentos de precios. Es la segunda que se hace en lo que va del año.
Las asociaciones de consumidores convocaron a un nuevo boicot contra los supermercados para el 10 de mayo en contra de los aumentos de precios en la canasta básica de alimentos. La protesta consistente en no concurrir por un día a esos centros de compra.

La medida es auspiciada por Consumidores Libres, la CTA-Autónoma, la Defensoría de la Tercera Edad, la Federación Universitaria Argentina, la Federación Agraria Argentina, Barrios de Pie, Partidos Libres del Sur, Partido GEN y el Partido Socialista, entre otros.

Héctor Polino, representante legal de Consumidores Libres, recordó que la protesta denominada SuperVacíos, que ya se realizó el 7 de abril último, y dijo que se volverá a hacer "porque los precios de los productos no bajaron y siguieron subiendo".

Embed
Asimismo, explicó que este tipo de boicots de compra sirven para concientizar a la población "a pesar de la publicidad que ese día hicieron las grandes cadenas en los diarios, publicando avisos con descuentos que iban hasta el 80% en la segunda unidad, y la carne vacuna la ofrecían a mitad de precio".

El ex diputado nacional consideró que el boicot de abril tuvo "una adhesión masiva", y que fue difundido en todos los medios pero "no tanto en la prensa escrita".

Expresó que el boicot está dirigido a todos los formatos de las grandes cadenas, ya sea hipermercados, super y los pequeños formatos barriales, ya que a su entender todos "son formadores y distorsionadores de precios".

Según el relevamiento de precios que hace la entidad sobre una canasta básica de 38 productos, en la primera quincena de abril hubo un aumento de 1,84% en promedio. De los 38 productos relevados, 23 aumentaron, tres bajaron y 12 mantuvieron su valor.

Asimismo, consignó que el acumulado del 1° de enero al 15 de abril indica que el incremento de precios fue del 14,42%.

Sobre el Sistema Electrónico de Precios (SEPA), que se lanzará a fin de mes para que los consumidores puedan comparar los valores en los diferentes supermercados, consideró que su utilidad será "limitada", porque "no todos tienen acceso a Internet y no todos tienen tiempo de ir de un local a otro para ahorrar".

"El sistema mostrará lo abusivos que son los precios y ese listado de valores no llevará a que bajen", agregó.