Se trata de seis efectivos de la Policía Federal y un agente penitenciario.Los imputados, que llegaron en libertad al juicio, continuarán en esa situación, pero los jueces dictaron una prohibición de acercamiento a las damnificadas y a su entorno familiar, ordenaron que se presenten en el tribunal mensualmente y que no puedan salir del país.

Seis efectivos de la Policía Federal y un agente penitenciario fueron condenados hoy a penas de entre 7 y 16 años de prisión por haber abusado sexualmente de dos hermanas adolescentes en situación de calle, entre 2009 y 2011. Las víctimas tenían13 y 15 años.

El veredicto fue dictado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 17 porteño, integrado por los jueces Pablo Vega, Alejandro Nocetti Achaval y Juan Giudice Bravo, que aplicó penas menores a las solicitadas por la fiscalía y la querella.

El cabo primero Héctor Palavecino (37) y el sargento Sebastián Borfitz (59) fueron condenados a 16 años de prisión por "abuso sexual agravado por acceso carnal en concurso ideal con promoción de la corrupción de menores de 18 años, agravado por haber sido mediante intimidación", en perjuicio de ambas víctimas.

Por su parte, el agente Gustavo Salinas (40) recibió 14 años de cárcel; el ayudante del Servicio Penitenciario Federal (SPF) Jorge Acevedo 12 años, y su hermano, Mauricio Acevedo (30), 12 años y seis meses por los mismos delitos.

En tanto, los agentes Héctor Daniel Martínez (41) y Miguel Angel Campero (37) fueron sentenciados a 10 años y 7 años de cárcel, respectivamente, pero por el abuso de solo una de las adolescentes, en tanto se los absolvió respecto de la otra.

Según se confirmó los imputados llamaban telefónicamente a las adolescentes, las buscaban en la zona de Parque Lezama y las trasladaban al Cuerpo de Policí­a Montada de la PFA.

En ese predio, situado en Cavia 3302 del barrio porteño de Palermo, las violaban tanto ellos como algunos allegados y, en ocasiones, lo hací­an a cambio de dinero o comida, aprovechando la situación de calle de las ví­ctimas.

Embed
También se dio por probado que abusaban de las adolescentes en el predio de la Policí­­a Montada situado debajo de la Autopista 7 "Presidente Héctor Cámpora", y en una pensión para efectivos de la calle Warnes al 2100 del barrio de La Paternal.

Uno de los abusos más graves se cometió cuando las víctimas fueron subidas por la fuerza a un carro de asalto y las violaron una veintena de policí­as de distintas reparticiones.