Desde este domingo, el país se convirtió en el segundo con el combustible más caro de la región. Tras la cuarta suba autorizada por el Gobierno, en lo que va del año el valor de la nafta súper llegó en promedio a 17,08 pesos, sólo por debajo del precio de Uruguay (19,89 pesos).
Antes de producirse el flamante aumento, el país tenía valores similares a los de Chile y Brasil, pero eso ya quedó en el pasado. Aunque todavía los precios son inferiores a los que se manejan en Europa, donde en Italia se paga hasta 24 pesos por litro de nafta.

En lo que va del año el valor del combustible acumuló más del 30% de aumento, lo que provocó que muchos automovilistas salieran el sábado a la calle en busca de una estación de servicio. Importantes colas y demoras fueron un clásico anunciado ya que todos buscaron llenar el tanque para evitar así el último incremento del 10% que comenzó a regir este domingo.

nafta.jpg
Es que llenar el tanque de un auto chico (con capacidad de 50 litros) con nafta súper cuesta ahora entre 650 y 700 pesos, cuando a principio de año esos valores rondaban entre los 450 y 500 pesos. Ahora, quienes quieran cargarle combustible premium, deberán abonar entre 950 y 1.000 pesos (el precio promedio de la nafta premium trepó a 19,3 pesos).

De esta forma en promedio se gastan 2.800 pesos por mes (cargando el tanque una vez por semana) con nafta súper y hasta 4.000 pesos con la línea premium, otro aumento que ataca directo al bolsillo de los automovilistas.

Seguí leyendo esta nota en Ámbito.com