Un grupo de amigos participaba de un asado cuando dos ladrones irrumpieron en la casa y les robaron dinero y joyas. La policía cree que los delincuentes contaban con datos precisos ya que cuando ingresaron fueron directamente a la caja de seguridad.
Dos ladrones armados y con sus rostros cubiertos robaron 200.000 pesos y alhajas de una vivienda de Bahía Blanca, donde redujeron a un grupo de personas que participaba de un asado.

El hecho ocurrió cuando los ladrones, que llevaban armas largas, sorprendieron a ocho jóvenes de entre 19 y 21 años que comían un asado en el quincho de la casa situada en Pilmaiquén al 1200, del barrio residencial Patagonia, en las afueras de la ciudad.

Embed
Tras amenazar a los jóvenes, los ladrones se dirigieron a una habitación en la que se encontraba descansando el dueño de la vivienda, identificado como Luis Monteiro, de profesión empresario, y su mujer.

Los delincuentes golpearon a Monteiro con la culata de un arma de fuego y le exigieron la entrega de dinero y objetos personales, agregó el vocero.

Tras encerrar a los jóvenes y a la mujer en un baño, los delincuentes maniataron con precintos al dueño de casa hasta que se apoderaron de alhajas y unos 200.000 pesos de la caja fuerte ubicada en la vivienda.

Luego de permanecer cerca de 40 minutos en la vivienda, los ladrones huyeron, en tanto mediante un llamado telefónico el personal del destacamento policial del barrio Patagonia fue alertado del hecho.

Una de las hipótesis que barajan los investigadores es que los delincuentes contaban con datos precisos sobre el dinero que había en el lugar, ya que se dirigieron directamente a buscar la caja fuerte.

La policía analizaban las imágenes de una cámara se seguridad instalada a 200 metros de la vivienda, con el fin de identificar a los asaltantes.