Los alumnos de escuelas primarias bonaerenses podrán volver a ser calificados con los aplazos e insuficientes si así lo requiere un docente, luego de que fueran quitados en septiembre de 2014 para "no estigmatizar" a los estudiantes con las notas más bajas como 1, 2 y 3.

¿Estás de acuerdo con el regre...
La medida dispuesta para ser implementada ahora busca "nivelar para arriba" a fin de que lleguen al ciclo siguiente con los conocimientos necesarios, aunque para los docentes no respeta "el tiempo de aprendizaje" de los chicos ni garantiza "la calidad educativa".
La Dirección General de Cultura y Educación impulsó esta iniciativa por medio de una votación que se realizó el jueves pasado en el Consejo General con 4 votos a favor y 3 en contra.
Mediante una circular que sería enviada esta semana a las escuelas antes del cierre de los boletines, se podrá calificar nuevamente con 1, 2 y 3 a los alumnos desde 4° a 6° grado, mientras que para los chicos de 1° a 3° a nivel conceptual la escala irá de "insuficiente" a "sobresaliente", pasando por "regular, bueno y muy bueno".
Si bien recogió mucho respaldo entre funcionarios del gobierno bonaerense y autoridades educativas, para el SUTEBA, el sistema con aplazos "desestima las estrategias para respetar los tiempos de aprendizaje de cada alumno", mientras que la FEB considera que "no resuelve la calidad educativa".
El diputado bonaerense Mario Giacobbe apoyó la decisión de retornar a ese sistema de evaluación, que desde la reforma de hace un año y medio tiene al 4, 5 y 6 como notas más bajas.
De hecho, en 2014 Giacobbe presentó un proyecto de ley para "dejar sin efecto la resolución 1057/14" del gobierno de Daniel Scioli que anuló los aplazos.
La medida impuesta durante la gestión de Scioli había provocado el rechazo del entonces ministro de Educación porteño y hoy jefe de la cartera educativa a nivel nacional, Esteban Bullrich, quien consideró que era "un fraude enorme".
"Los chicos llegan al secundario sin saber leer y sin saber matemática y por eso abandonan. Si le tocaba un 1, un 2, o un 3 y se lo estamos escondiendo, eso es un fraude enorme. No poner notas malas es no reconocer que estamos yendo mal", había señalado en su momento Bullrich.