Comer un pancho en Neuquén ahora puede servir para dar una mano a quienes más lo necesitan. Desde el jueves pasado, frente a un hipermercado, podés encontrarte con el carro solidario "Hoy por ti, mañana por mí", que además de vender salchichas con un fin benéfico impulsa una nueva modalidad: el pancho pendiente.
La idea, implementada por Alicia Jozami e inspirada en el "café pendiente", consiste en que las personas dejen pago un pancho para que chicos o grandes en situación de calle puedan comer uno sin tener que pagar. Todas las ventas estarán destinadas a colaborar con unas 500 familias de comunidades indígenas en el monte salteño.

Embed
Desde que se instaló el carro, Alicia consiguió que más de 50 neuquinos paguen un pancho pendiente. Algunos compraron el chico de 30 pesos, otros el grande de 40, según el diario La Mañana de Neuquén.

"Compré el carrito para poder ayudar a cualquiera que lo necesite", afirmó la mujer mientras preparaba un pancho para un adolescente. Contó que durante un viaje al monte salteño, en el año 2010, comenzó a soñar con tener uno para llevarlo a las comunidades y darles panchos a los chicos. Si bien tuvo que esperar algún tiempo, este año trajo el carro de Córdoba y pidió la autorización del municipio para instalarse en un punto neurálgico de Neuquén.

Embed
La mujer comentó que su intención es que el puesto sea "utilizado no sólo para ayudar a los más necesitados, sino también colaborar con familias que hayan perdido todo".