Se trata de un plan en el que los estudiantes secundarios de unos mil establecimientos educativos serán protagonistas. El objetivo es incentivar en los alumnos el compromiso con la comunidad y el desarrollo de valores solidarios.

Los alumnos de instituciones de Educación Técnico Profesional saldrán a reparar sillas de ruedas abandonadas. Se trata de un novedoso programa en el que dichos estudiantes participarán en los arreglos de las 16 mil sillas de ruedas dañadas y en desuso que dispone el PAMI, distribuidas en sus 36 Unidades de Gestión Locales a lo largo del país.

Así, alumnos de escuelas Secundarias Técnicas -especialmente de Automotriz, Construcción, Electromecánica, Electrónica, Energía y Metalmecánica- repararán y reciclarán las sillas durante sus prácticas profesionalizantes. El proyecto alcanza a las casi mil secundarias de los sectores concernidos.

Al finalizar las prácticas, los estudiantes entregarán las sillas reparadas a diferentes instituciones: centros del PAMI, escuelas de Educación Especial, hospitales y centros de salud, institutos de adultos mayores, y bancos de elementos ortopédicos.

El objetivo es incentivar en los alumnos el compromiso con la comunidad y el desarrollo de valores solidarios.