Un hombre de 64 años murió en Quilmes, víctima de la influenza. Las autoridades sanitarias locales se excusaron en que el paciente "no tenía la vacuna".
La gripe A se cobró su primera víctima fatal en Quilmes, donde un hombre de 64 años falleció a causa de la influenza. Según informó la secretaria de Salud del distrito, Elizabeth Barbis, "la persona que murió no estaba vacunada" para prevenir la patología. Asimismo, la funcionaria afirmó que "hubo otros dos casos graves que fueron internados".

Infectólogos, pediatras y obstetras coinciden en que la vacuna contra la gripe, que en nuestro país mata a miles de personas, es una herramienta "fundamental" para prevenir la mortalidad por esa enfermedad, y subrayan que "no son ciertos ni científicamente posibles" los mitos que dicen que "si uno se vacuna se enferma" o que la inmunización produce "acostumbramiento".

Embed
Este año, la formulación de la vacuna dispuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el hemisferio sur está compuesta por las cepas A H1N1, H3N2 e Influenza B.

Los especialistas recomiendan no demorar la inmunización, porque desde que la vacuna se aplica hasta que el organismo desarrolla las defensas necesarias para evitar cuadros graves de la enfermedad suelen pasar entre 10 y 15 días.

as personas que deben aplicarse la vacuna contra la gripe todos los años son los que tienen más riesgo de sufrir complicaciones respiratorias a raíz del virus y fallecer por esa enfermedad.

Entre ellos, además de las embarazadas, figuran el personal de salud, los niños de entre 6 y 24 meses de edad y las personas de entre 2 y 64 años inclusive con factores de riesgo, como enfermedades cardiacas, respiratorias o renales crónicas, inmunosuprimidos, diabetes y obesidad y todas las personas de 65 años y más.