Lucía Aisicoff
Lucía Aisicoff
La vidente ecuatoriana Shirley Barahona aterrizará en el país el 5 de junio. Se hizo conocida luego de que trascendiera que le habría realizado un "trabajo de limpieza" al Presidente por pedido de Jaime Durán Barba, aunque ella negó haberlos asistido. "Mi idea es instalarme un año en el país", contó la chamana a minutouno.com, y enumeró las metas de su viaje: "hacer algo" por la crisis económica, ocuparse del "tema del fútbol" e iniciar una maestría en Comunicación Política.
"La grieta me tomó a mí como uno de los principales victimarios (sic) de esa agresión. Un colaborador me propuso que incorporara a una armonizadora budista, que me iba a hacer bien", afirmó Mauricio Macri en julio de 2015, meses antes de ser electo Presidente. Lo dijo en medio de rumores sobre un "trabajo de limpieza a distancia" con "elementos personales del candidato" que le habría hecho la vidente ecuatoriana Shirley Barahona, por pedido del asesor del PRO Jaime Durán Barba.

Conocida por sus predicciones a famosos en Ecuador, el rumor decía que Barahona habría realizado una asistencia desde las ciencias ocultas para "limpiar" al actual mandatario de un "embrujo" que alguien le habría aplicado. La vidente negó por completo que Macri haya sido el núcleo central de una sesión de espiritismo, aunque el rumor quedó instalado y proliferaron notas sobre su supuesta relación con Durán Barba y sus acertadas predicciones en temas de diversa índole.
Embed
La armonizadora aterrizará el 5 de junio en Buenos Aires, de cara a la llegada a la tierra prometida del segundo semestre, tan promocionada por los funcionarios del Gobierno nacional. "Están sufriendo mucho allá y es mi deber hacer algo por su economía, ayudar con el tema del fútbol, hay muchas cosas para aportar en la Argentina", sostuvo Barahona en diálogo con minutouno.com, al ser consultada sobre los propósitos de su viaje.

SUS TARIFAS

Su visita al país no sólo será con fines solidarios a los hermanos latinoamericanos: tiene pactadas citas con clientes a quienes les cobrará entre 100 y 500 dólares por "limpiezas" y alrededor de 300 dólares por cursos de Tarot. "Tengo un equipo de trabajo que funciona bajo comisión y canje", explicó. Además, reveló que si "las cosas salen bien" se quedará al menos un año en Buenos Aires, para realizar una maestría en Comunicación Política.
Embed
¿NO FUE MAGIA?
"No conozco a Macri ni Durán Barba, no hice trabajos de limpieza para ellos durante la campaña presidencial", confirmó Barahona, aunque reconoció su "simpatía" por el Presidente y por "los gobiernos de derecha en general". En tanto, contó que en su visita a Buenos Aires se acercará a la Casa Rosada para llevarle al mandatario un documento sobre "los derechos de los indígenas a la chamanería y la libertad de culto".

¿Por qué se la vinculó con Macri? Cuando el entonces candidato de la alianza Cambiemos confirmó sus visitas a una "armonizadora budista" recomendado por un "colaborador", enseguida se asumió que aquel asesor era el ecuatoriano Durán Barba, y surgió el nombre de Barahona porque es –tal como ella se presenta a sí misma- la "bruja más famosa" de su país.

"En verdad, las que le hicieron el trabajo al Presidente son dos: una limpió el estadio de Boca Juniors, otra es la monja tibetana con la que se juntó",
explicó la vidente. Además, criticó a las "brujitas" de Ecuador pero rescató a una a quien le tuvo aprecio y que murió tres años atrás: Angelina Bethsabeth Ayala Mármol, más conocida como "Guga Ayala", famosa en su país por hacer predicciones mediáticas y tener como clientes a reconocidos políticos, empresarios y deportistas. "Ella era consultada por Macri, eso es lo que dicen, yo no he confirmado esa información", sostuvo.
shirley barahona video 1
Durán Barba era uno de los clientes frecuentes de Ayala. Cuenta la leyenda que, en una de sus últimas visitas, la bruja le aseguró al consultor que en las siguientes elecciones importantes en las que trabajara debía "limpiar a su candidato de los malos espíritus". Durán Baba decidió seguir el consejo y acudió a una armonizadora, que no sería Barahona pese a que su nombre circuló de inmediato.
La vidente llegará en menos de un mes a Buenos Aires, dispuesta a quedarse y acercarse a Macri. Trae consigo ambiciosas expectativas de "ayudar" al país a sobrellevar la crisis económica. Sus predicciones, ¿vendrán con inversiones?