La Cámara baja nacional aprobó el proyecto de ley del Poder Ejecutivo con el apoyo de 229 votos de la mayoría de los bloques y sólo cuatro rechazos de los legisladores de la izquierda.

La Cámara de Diputados dio media sanción y giró al Senado el proyecto de Acceso a la Información Pública que envió el Poder Ejecutivo y que obliga a los organismos de los tres poderes del Estado a brindar toda información solicitada por los ciudadanos.

Tras más de cuatro horas de debate, la propuesta fue aprobada por 229 votos positivos, cuatro negativos, que correspondieron al Frente de Izquierda, y la abstención del kirchnerista Julio Solanas.

El proyecto establece que la ley, que entrará en vigencia un año después de su publicación en el Boletín Oficial, habilita a los ciudadanos a solicitar en forma gratuita información a cualquier organismo de la Administración Pública con la advertencia de que "el incumplimiento de la Ley de Acceso a la Información Pública será causante de mal desempeño".

La solicitud de información debe ser respondida "en un plazo no mayor de quince días hábiles" con la posibilidad de "prorrogar en forma excepcional por otros quince días hábiles".

Queda exceptuada de difusión aquella "información expresamente clasificada como reservada o confidencial o secreta, por razones de defensa o política exterior" como la que pudiera "poner en peligro el correcto funcionamiento del sistema financiero o bancario".

Con esta ley se crea la Agencia de Acceso a la Información Pública como ente autárquico aunque su director, que tendrá mandato por cinco años, será designado por el Gobierno.