Una mujer convivió durante 12 días con el cadáver del hombre de 65 años al que cuidaba, que murió por causas naturales, y para mitigar los olores nauseabundos le aplicaba aloe vera, lo bañaba y tenía pensado enterrarlo en el patio de la casa de Villa Constitución, Santa Fe, que ambos compartían.
La muerte se produjo el pasado 2 de mayo, en una vivienda de San Martín 3446 de esa ciudad situada 45 kilómetros al sur de Rosario.

Embed
Benito Ojeda era un vendedor de rifas y desde hacía diez años era cuidado y convivía con la mujer, Libertad Rondán.

Según pudo establecer la policía, el hombre se descompensó y murió horas después en su casa. La mujer no se resignó a esa situación y decidió seguir cuidándolo, hasta que el sábado pasado un vecino que pasó a visitarlo.

Embed

Pero Rondán le informó que había muerto e incluso lo invitó a pasar para verlo. El hombre se negó a entrar y de inmediato alertó al 911 por lo que momentos después se presentó en la vivienda personal policial que dispuso el retiro del cuerpo, que fue remitido al Instituto de Medicina Legal de Rosario.

El jefe de la Unidad Regional VI, comisario mayor Marcelo Albornoz, señaló a la prensa que "Libertad Rondán será sometida a un examen médico para ver su ubicación en tiempo y espacio, y demás circunstancias" y admitió que "en mi carrera es la primera vez" que debe intervenir en "un hecho de esta naturaleza".