El aprehendido tiene 25 años y responde al seudónimo de "El Choclo". El homicidio fue cometido a mediados de mayo durante un intento de robo cuando el delantero llegaba a su casa en Monte Grande.
Un joven fue detenido hoy acusado por el asesinato del futbolista de Nueva Chicago Rodrigo Federico Espíndola, con lo cual ya son cuatro los hombres arrestados en la investigación judicial por el crimen.

Un jefe policial informó a DyN que el último detenido es un varón de 25 años que responde al seudónimo de "El choclo", a quien pudieron localizar en su casa tras una allanamiento dispuesto por la justicia.

El homicidio de Espíndola fue perpetrado a mediados de mayo durante un intento de robo cuando el delantero llegaba a su casa de la localidad bonaerense de Monte Grande.

Embed

El nuevo detenido, según el informante, fue capturado en los primeros minutos de hoy al ser allanada una casa de la calle Trinidad al 500, por disposición de la UFI descentralizada 1 de Esteban Echeverría.

Espíndola fue asesinado en la noche del 12 de mayo cuando el deportista despedía a unos familiares frente a su casa de la calle Mitre al 100, casi esquina Dorrego, en Monte Grande, y fue atacado por varios delincuentes que intentaron asaltarlo frente a su familia.

El defensor de Chicago, de 26 años, estaba acompañado por su esposa y su bebé de 6 meses de vida cuando fue atacado. El joven intentó salir de la escena del ataque en resguardo de su familia cuando fue herido de un balazo en el abdomen que dispararon los asaltantes. El futbolista quedó tendido algunos minutos en el piso gravemente herido y fue asistido por vecinos y su familia. Finalmente, fue trasladado al hospital Santa Marina, donde los médicos intentaron varias maniobras para contenerlo pero falleció.

En el caso, tomó intervención la comisaría primera de Esteban Echeverría, ubicada en Monte Grande, donde se instruyeron actuaciones por "homicidio en tentativa de robo calificado".

Espíndola se inició en Chacarita Juniors y luego tuvo un paso fugaz por Racing, en Avellaneda, donde jugó en reserva, tras lo cual fue transferido al club Nueva Chicago, que se desempeña en la liga de la Primera B Nacional, desde el barrio porteño de Mataderos.