Los investigadores del ataque a balazos que sufrió el jueves Gustavo Santos Díaz, jefe del Departamento de Secuestros Extorsivos de la Policía Federal, continuaban con la búsqueda de tres prófugos que hay en el caso, quienes se cree que están heridos.

En tanto, el comisario inspector Díaz permanecía este sábado internado en el Hospital Churruca, donde se recupera de la operación a la que fue sometido en el ojo derecho y de una herida en el brazo y la mano izquierda.

Mientras tanto, el único detenido por el caso es un hombre de 47 años que cumplió una condena de siete años de prisión por delitos contra la propiedad y ahora se cree que integraba una banda que cometía secuestros en la Capital Federal y pedía que paguen los rescates en la localidad de José C. Paz.

Este sospechoso fue apresado cuando horas después del tiroteo ingresó al Hospital Mercante con tres balazos, aunque se encuentra fuera de peligro.

Según un vocero, el resto de la banda está identificada y se está trabajando en los rastros de sangre y otras huellas que dejaron en los dos vehículos, un VW Bora y un Chevrolet Onix, en los que se movilizaban cuando balearon a Díaz.

Embed
El jefe de Antisecuestros fue herido cuando el jueves a la noche encabezaba un operativo para detener a secuestradores en la localidad de Villa Martelli, en el partido de Vicente López.

Díaz recibió un escopetazo calibre 12/70, tipo Ithaca, que le provocó las heridas más serias en los dos ojos y el brazo y levemente en el cráneo, ya que las municiones eran pequeñas, como de caza, y se desperdigaron.

Los efectivos también dispararon e hirieron a los delincuentes, a pesar de lo cual huyeron hacia el interior de la Villa Loyola, de San Martín donde se realizaron algunos operativos para tratar de localizarlos.

Durante el tiroteo, se dispararon alrededor de 60 balazos a lo largo de unos diez minutos.