El gran golpe de esta Copa América Centenario se dio el domingo por la noche en el Gillete Stadium, donde Brasil sepultó sus chances y quedó eliminado por primera vez en cien años en una fase de grupos del certamen continental.
Dicho acontecimiento causó una revolución tanto a nivel local en tierras brasileñas como en todo el continente y también en el mundo, que se hizo eco de la tempranera caída de un "gigante".

El "jogo bonito", ése que dicta la historia que suele caracterizar a cada equipo brasileño, esta vez no sirvió ni siquiera para superar un grupo a priori accesible en el que clasificaron Ecuador y Perú y también estaba el peor equipo de la Copa, el débil Haití.

Pero para los amantes de la tenencia del balón y los detractores del resultadismo, existe un pequeño "consuelo": el equipo de Dunga lideró, con amplio margen, la tabla de pases correctos.

En el correr de sus tres partidos en el certamen, realizó 1662 pases correctos, relegando a un lejano segundo lugar a Paraguay (también eliminado) con 1117. El último lugar del podio lo ocupa Costa Rica, con 1059, que curiosamente tampoco estará en la siguiente ronda.

Fin de un mito: Brasil fue el del "jogo" más "bonito", pero no le sirvió de nada

A continuación, la tabla en la que Brasil sí ganó:

Embed