El animal fue sacrificado cuando intentó escapar, luego de participar como "mascota" en una ceremonia por los juegos de Río 2016 en Manaus.
Durante el evento la hembra de jaguar amazónico, llamada Juma, estuvo cerca de la antorcha, siempre llevando una cadena alrededor de su cuello para evitar cualquier tipo de peligro, sin embargo las cosas se terminaron saliendo de control.

Después del evento Juma era llevada a su jaula del parque zoológico en un camión, y fue durante el traslado que logró escapar.

Jaguar antorcha.jpg
En un primer momento un equipo de veterinarios intentó recuperar a Juma disparando tranquilizantes, pero estos no tuvieron un efecto inmediato. Según trascendió durante el operativo de captura, el animal habría estado a punto de atacar a un soldado, por lo que debió procederse al sacrificio.

Desde el Comando Militar del Amazonas (cuyo símbolo es un jaguar) dijeron que se procedió de acuerdo con el "procedimiento de seguridad" pautado para estos casos, y que se priorizó "proteger al soldado '.

Juma era un jaguar en el zoológico CIGS, que forma parte del centro de formación de guerra en la selva del ejército y donde muchos de los animales han sido capturados por los soldados que patrullan la zona.

Jaguar muerto.jpg
A través de un comunicado, el Comando Militar del Amazonas de Brasil, explicó: "Se hicieron esfuerzos para capturar al animal disparando tranquilizantes. Sin embargo, a pesar de que fue alcanzado, avanzó hacia un soldado que estaba cerca. Como procedimiento de seguridad y con el objetivo de proteger al soldado, una pistola fue utilizada para dispararle al animal, que murió en la escena.".

El Instituto de Medio Ambiente del Amazonas puso en marcha sin embargo una a investigación, alegando que no había dado permiso para que Juma se utilizará en el evento.