Dos días después de que el Reino Unido eligiera irse de la Unión Europea, sus ciudadanos están entre sorprendidos y arrepentidos por el resultado de la elección.
Sólo dos días después de que el Reino Unido eligiera salir de la Unión Europea, casi dos millones y medio de personas firmaron una petición en el sitio oficial del Parlamento nacional para que se repita el referendum con la esperanza de poder revertir la situación.

Hasta el momento 2.492.217 personas firmaron la petición online para que el parlamento británico llame a otro referendum si el ganador del reciente sacó menos del 60 por ciento de los votos en una elección donde haya participado menos del 75 por ciento del padrón.

La postura del Brexit ganó en el referendum del jueves pasado por 52 por ciento contra un 48 de aquellos que pidieron quedarse en la Unión Europea. Los que deseaban continuar en el bloque regional fueron en su mayoría jóvenes, mientras que los que se pronunciaron en contra votaron también en descontento con el gobierno de David Cameron.

Por regla general, el Parlamento está obligado a debatir la petición si obtiene más de 100 mil firmas y está obligado a responder a los ciudadanos si hubo más de 10 mil suscriptores. La discusión comenzó en el recinto, donde algunos representantes ya pidieron "parar esta locura".

"Podemos terminar con esta pesadilla a través de un voto legislativo. Nuestro parlamento soberano debe decidir ahora si debemos irnos de la UE y debería haber una votación la semana que viene", expresó Danny Lammy, del Partido Laborista, informó el sitio The Guardian.

El legislador aclaró que el resultado del referendum debe tomarse como "una consulta popular no vinculante", aunque desde la UE ya recibieron a Cameron para pactar los términos de la partida del país.

El triunfo del Brexit generó no sólo una caída en el valor de la Libra Esterlina y la renuncia del primer ministro David Cameron, sino también la proliferación de iniciativas para hacer consultas populares sobre cuestiones fronterizas en Escocia e Irlanda del Norte, lo que pone en peligro la unidad del país.