Érica fue madre adolescente y para disimular las estrías en su abdomen se sometió a una operación reparadora sin la autorizacion de sus padres. Quedó internada en coma farmacológico.
Una chica, de 15 años, se encuentra en grave estado de salud luego de ser sometida a una cirugía estética en una clínica privada del barrio porteño de Flores. Sus familiares denunciaron que la intervención quirúrgica se realizó sin consentimiento de los padres.

Érica Carrasco Coats Lucas se convirtió en madre adolecente y, como consecuencia del embarazo, se le formaron estrías en el abdomen. Con el objetivo de borrar estas marcas, la chica quiso realizarse una cirugía reparadora, pero sus padres se negaron.

Sin embargo, la menor sustrajo unos $30 mil a sus padres y fue a una clínica privada de Flores, ubicada en Neuquén al 1400, para someterse a una operación.

"Esto es una barbaridad, una locura que se genera en el mismo momento que una clínica le acepta dinero a una menor que se va a operar. En mi poder se encuentra un recibo de $9 mil y el otro de $21 mil está en la comisaría, donde se denunció la sucedido", contó Fernando, el tío de la víctima.

Según los familiares, la chica quiso ser trasladada a un sanatorio de Capitán Sarmiento, pero la madre se negó. Por estas horas, Érica se encuentra internada en el Hospital Álvarez en coma farmacológico.

Según trascendió, la chica sufre un edema pulmonar agudo, producto de la anestesia. Su estado de salud sería reservado. La familia denunció que desde la clínica y la comisaría intentaron "tapar todo".