Armando Pérez, flamante presidente de la Comisión Normalizadora en la Asociación del Fútbol Argentino, tildó como prioridad en el futuro inmediato la designación del reemplazante de Gerardo Martino al frente de la Selección argentina, por lo que los que vienen serán días claves en este aspecto.
Marcelo Bielsa es el nombre de mayor aceptación entra la dirigencia e inclusive es del gusto del presidente, Mauricio Macri. Su perfil encaja perfectamente para acomodar y encarrilar a la Selección, aunque su temperamento y sus desplantes cuando las cosas no proceden como él quiere despierta ciertas dudas.

El segundo nombre que aparece en la lista es el de Miguel Ángel Russo, que también es del gusto de Macri (fue campeón de la Libertadores al frente de Boca en 2007). En AFA gusta mucho su forma de trabajo y su seriedad, aunque le juega en contra su reciente inactividad. Además, viene de fallidos pasos por Racing, Estudiantes y Vélez.

Por detrás de Bielsa y Russo aparece Marcelo Gallardo. En Nacional de Montevideo y River demostró pergaminos para ser candidato a dirigir la Selección. Lo que le juega en contra es su corta experiencia como entrenador en comparación de sus competidores.

Jorge Sampaoli, quien aparecía como favorito tras la renuncia de Martino, quedó muy relegado por el dinero que habría de desembolsar por él. Para sacarlo del Sevilla, club al cual arribó hace menos de un mes, se debe pagar una cláusula de salida de 8 millones de euros, imposible de pagar para las arcas deAFA hoy en día.

Finalmente, con menos fuerza, aparecen Edgardo Bauza y la dupla técnica Jorge Burruchaga - Nery Pumpido. El primero perdió punto luego de perder la semifinal de la Libertadores con San Pablo anteAtlético Nacional. La segunda, aparece gracias a esa idea de darle lugar a la generación del 86, aunque no tiene gran aceptación.