El Scratch logró el título que le faltaba luego de empatar 1-1 con los teutones y ganar con tiros de 12 pasos por 5 a 4. Weverton le atajó un penal a Petersen y Neymar no perdonó.