Lucía Aisicoff
Lucía Aisicoff

Es uno de los más de 1500 comercios que cerró en lo que va del año, a causa de la caída de las ventas. "Sacamos la mercancía a la vereda, en señal de que nos estamos quedando en la calle", contó a minutouno.com una organizadora de la protesta que se realizará este jueves en Boedo. La historia del negocio infantil que dejó de facturar por el tarifazo.

"Nubecita" es un local de ropa de bebés que funciona desde hace seis años en el barrio porteño de Boedo. En una semana, el próximo miércoles 31 de agosto, el negocio deberá cerrar sus puertas porque "dejó de facturar" a raíz de los feroces aumentos de tarifas que llevaron a una caída en las ventas. En los primeros siete meses del año se vendió un 6,6 por ciento menos que en el mismo período del año pasado, y el descenso se acentuó en los últimos meses: en junio cayó un 9,8 y en julio un 8,1.

Bajo la consigna #NoQueremosCerrar, la agrupación "Comerciantes contra el tarifazo" anunció una protesta para este jueves a las 18 en la intersección de San Juan y Boedo, donde los dueños de los locales de la zona saldrán a vender sus productos en la vereda y realizarán una marcha con velas por "Nubecita", en solidaridad con su dueña.

"Los comerciantes sacarán la mercadería a la vereda en señal de que se están quedando en la calle. Además, vamos a hacer un cierre simbólico de Nubecita", explicó a minutouno.com Alejandra, a cargo de la comunicación de la agrupación. Además, vaticinó que habrá "una gran convocatoria" y recordó que en el último "Veredazo" que organizaron cortaron ambas avenidas, por lo que se esperan complicaciones en el tránsito en la zona.

EL CASO DE "NUBECITA"

Este jueves a las 20, para culminar la protesta, todos los comerciantes marcharán hacia ese local y realizarán un "cierre simbólico": bajarán la cortina y llevarán velas, para despedir al negocio que dejará de existir.

Isis, la dueña del local, contó que abrió su negocio seis años atrás y describió: "Vivíamos bien, hasta que en diciembre se empezó a caer todo. Desde ese mes ya no se facturó lo mismo que los años anteriores, mientras que en mayo y junio el negocio estuvo totalmente parado".

"En julio decidí cerrar. Mi decisión es para no quedarme con deudas, porque ya que no hay consumo. Debo pagar hasta un 50 por ciento más de alquiler, además del tarifazo... No lo puedo afrontar. No quiero tener que pedir un crédito para mantener el local", enfatizó y agregó: "En seis años pude vivir bien, pero en seis meses este nuevo gobierno me dejó sin trabajo".