El arzobispo de La Plata sigue en el centro de la polémica con sus declaraciones sobre el sexo. "La masturbación es animaloide", lanzó y defendió su postura al asegurar que plantea "cuestiones racionales".
En el marco de la polémica que generaron las declaraciones del arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, sobre la "cultura fornicaria" que banaliza "la unión entre el hombre y la mujer", el prelado volvió a provocar este viernes al defender su postura y realizar una nueva crítica al "petting".
"Si alguien quiere toquetearse que lo haga, pero no en la puerta de la Catedral", lanzó el arzobispo en declaraciones radiales, y luego aseguró que su artículo "es una crítica a las costumbres" pero que no plantea "cuestiones teológicas, religiosas, sino racionales".
Aguer desató días atrás la polémica al criticar la "cultura fornicaria" y calificar de "vicio" a las relaciones sexuales libres. Sus dichos generaron una rápida respuesta: el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, refutó que el religioso "merece el rechazo de todos" por su "posición autoritaria" y "discriminadora".
Embed
En una columna publicada en el diario El Día, de La Plata, bajo el título "La fornicación", Aguer cuestionó los "récords notables de señoritas (...) que cambian de 'novio' cinco o seis veces al año", y sostuvo que "la 'igualdad de género' permite otras combinaciones, antinaturales".
En tanto, Avruj advirtió que "desde la Secretaría de Derechos Humanos, la Subsecretaría de Protección de Derechos y junto con el INADI, nos vamos a sentar a analizar párrafo por párrafo, y ver qué es lo que corresponde decir y hacer institucionalmente".
Por su parte, el arzobispo afirmó que el "vicio" de fornicar "se ha convertido en algo trivial, común, insustancial", y advierte: "El o ella en principio, aunque hoy día la 'igualdad de género' permite otras combinaciones, antinaturales".