La producción de las pequeñas y medianas empresas industriales bajó un 7,8 por ciento anual en julio y acumuló así diez meses consecutivos en caída, informó este domingo la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
En en escenario de recesión, creció fuerte la cantidad de empresas con problemas para pagar a sus proveedores y el 40% de los industriales consultados reconoció haber tenido más dificultades para cobrar cheques de clientes, quienes estiraron los plazos de pagos o entregaron valores sin fondos.

Siete de cada diez empresas tuvieron caídas anuales en su producción en julio y cuatro de cada diez finalizaron con rentabilidad negativa, en un escenario que amenaza a la compañías y a cintos de miles de puestos de empleo.

"El industrial PyME aún no vislumbra un escenario de recuperación y sólo el 30% cree que en los próximos seis meses la actividad repuntará", dijo la CAME en su informe mensual difundido este domingo.

Embed
Por la baja demanda del mercado interno, si bien el 65% de las compañías tuvo subas de costos, el 70% no las trasladó a precios e incluso algunos los bajaron para poder motivar ventas para sostener la actividad.

La caída registrada en julio fue la mayor del año y en los primeros siete meses del año el sector acumuló un retroceso del 4,9%, mientras que la comparación mensual la baja fue de 2 por ciento. Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial realizada por CAME entre 250 industrias pymes del país.

Los once rubros relevados en julio tuvieron caídas anuales, mientras que en la apertura por empresas, sólo el 17,7% de las industrias finalizaron con crecimiento anual
(aunque en junio esa proporción fue de 13,2%). En cambio, el 69,6% finalizó en baja, con un incremento de 3,6 puntos porcentuales en la proporción de compañías con declives frente a junio.

En promedio, las empresas declararon una suba mensual promedio de 5,9% en sus costos de producción pero de sólo 1,4% en los valores de venta. Es que frente a la baja demanda, las industrias absorbieron las subas y no tuvieron margen para trasladar a precios. Así, si bien el 65% de las industrias tuvo subas de gastos, el 70% no las trasladó a importes, e incluso algunos empresarios los bajaron.

Embed
Las ramas con más caídas en la comparación anual de julio fueron: "Material de Transporte, 12,5%; Productos de metal, maquinaria y equipo, 11,4%; Caucho y Plástico, 9,3%; 8,5%; productos químicos, 8%; minerales no metálicos, 7,7%.

A pesar de la crisis y la falta de liquidez, en julio subió levemente la cantidad de industrias PyMES con planes de inversión para el año (de 12% en junio a 15,2%). Ayudó a reactivar esas decisiones algunas líneas de financiamiento y la necesidad de implementar cambios para sobreponerse a la recesión.

Como dato negativo del mes, creció fuerte la cantidad de empresas con problemas para pagar a sus proveedores: el 22,8% de los consultados reconoció que debió renegociar condiciones y plazos de pagos, y otro 13,9% que aunque no llegó a ese extremo, tuvo problemas para desembolsar. De la misma manera, 40% de los industriales consultados reconoció haber tenido más dificultades para cobrar cheques de clientes, quienes le estiraron los plazos de pagos o entregaron valores sin fondos.