El asaltante había entrado a robar a una joyería con un cómplice. Un empleado logró darle aviso a la policía, entonces uno huyó en auto pero el otro quedó acorralado. Todo ocurrió en Parque Avellaneda.

Un ladrón quedó gravemente herido cuando intentó suicidarse de un tiro en la cabeza al verse cercado por la policía. Había asaltado a una joyería en Parque Avellaneda, pero quedó solo durante la huida.

El hecho ocurrió este jueves, minutos antes de las 18, cuando dos delincuentes armados irrumpieron en un local de la avenida Eva Perón al 4800. Fuentes policiales informaron que un empleado escapó y corrió hasta la esquina, donde había un agente.

Embed

Entonces el policía intentó detener a los ladrones, uno de los cuales escapó en un Peugeot 206 que lo esperaba con un cómplice al volante. El otro corrió a los tiros por la calle Homero al 1900, hasta que fue interceptado en la esquina de la avenida Olivera y la calle Primera Junta.

Embed

Según el informe policial, el asaltante portaba una pistola Bersa calibre .380 y se disparó en la cabeza al verse rodeado por los uniformados. El hombre, de unos 45 años, presentaba una herida de bala con orificio de entrada en la sien derecha y de salida en el parietal izquierdo. Fue llevado a un centro médico cercano, donde quedó internado en terapia intensiva con pronóstico reservado.