Tras estar perdida 30 años y sumergida seis metros bajo el mar de las Islas de Benidorm, en Alicante, España, una alianza volverá a mano de sus dueños. El milagro se logró gracias a que la noticia se compartió más de 79 mil veces en Facebook.
Jessy Cuesta, instructora de buceo, fue quien encontró la joya cuando se encontraba coordinando un bautismo. "Yo estaba levantando basura del fondo, porque es una pena cómo ensucian el mar, y lo que encontré en realidad fue una arandela. Al cogerla, se partió un trozo de sedimento y vi algo brillante. Ahí fue cuando me di cuenta de que era un anillo", comentó a un medio local.

Primero Jessy decidió contactarse con una amiga que trabaja en registros civiles para ver si es que de esa manera podía contactarse con el dueño, pero descartó la opción ya que en el anillo solamente estaba grabado con una fecha (“17-02-1979") y el nombre, "Juani".

Fue entonces cuando optó por publicar el hecho en Facebook, sin embargo, este primer intento no tuvo gran difusión.

Embed
La instructora de buceo no se dio por vencida, así que público un segundo post en el que incluyó la fotografía de la alianza. Esta vez, las personas empezaron a compartir la publicación de Facebook.

Jessy confiesa que en un primer momento no tenía muchas esperanzas que el dueño apareciera. "Me dejaban muchos comentarios negativos indicando que estas personas quizás ya habían fallecido, que ya no estarían juntos o que sería imposible dar con ellos...", recuerda. Y agrega: "Pero en lugar de desanimarme esto me hizo buscar con más ahínco. Pensé: 'por qué tendemos siempre a destacar lo negativo, por qué no podemos creer por una vez que las cosas pueden terminar bien?'".

Embed
Finalmente los dueños del anillo, Juani y Agustín, contactaron con Jessy y confirmaron que ellos eran los verdaderos propietarios. Llenos de felicidad, la pareja contó que fue Agustín quien perdió el anillo cuando se bañaba en una playa de Benidorm.

Jessy viajará a Zaragoza para encontrarse con la pareja y devolverles su sortija de matrimonio.