La joven denunció en Bahía Blanca que un hombre de unos 35 años la llevó al VIP y la violó. Después del hecho, como si nada, le pidió que saliera del local bailable por la puerta trasera.
Una chica de 18 años denunció en las últimas horas que fue víctima de un caso de abuso sexual ocurrido durante el fin de semana en el boliche Chocolate, ubicado en calle Fuerte Argentino de Bahía Blanca.
El sitio labrújula24.com tuvo acceso exclusivo a lo expuesto por la joven ante la justicia y los detalles son macabros. Según dijo, todo ocurrió alrededor de las 3.30 de la madrugada del sábado, momento en que se apartó de la amiga con la que había salido a bailar.
Embed
Contó que estaba en la barra del establecimiento, cuando se le acercó un sujeto de unos 35 años al que identificó como uno de los trabajadores del predio. La invitó al VIP, la llevó a un pasillo oscuro y allí se aprovechó de ella.
Primero empezó a tocarla y, ante su negativa, lejos de deponer su actitud, subió la apuesta. La obligó a practicarle sexo oral y luego le bajó la bombacha y directamente la violó. Después de eso, como si nada, le pidió que saliera por una puerta trasera.
Al respecto, fuentes vinculadas al análisis de las pruebas del caso informaron que toman con cautela la denuncia porque "hay algunos datos que no cierran". "Por el momento todo se encuentra en etapa de investigación, no podemos afirmar ni negar nada", explicaron.
Embed
La amiga que estaba con ella la noche en cuestión, explicó que "el tipo este se nos acercó de la nada y empezó a apretarla contra la pared". "Después la agarró del brazo y cuando se la estaba llevando para el lado del VIP, como que me echó y no la vi más", agregó la joven, que prefirió no dar a conocer su identidad.

Indignada, remarcó que luego de ese episodio, pasaron más de 40 minutos hasta que volvió a saber de la víctima. "La llamé varias veces y le mandaba mensajitos, pero no me contestaba. Después de un rato largo me atendió llorando y me contó todo", indicó.

"Había una chica en la puerta del boliche que se ofreció a llevarnos hasta el hospital y ahí comprobaron lo que había pasado. Después fui con la gente de seguridad y ellos ya sabían también, pero lo fueron a buscar al muchacho y negaron que haya sido él sin siquiera dejar que lo reconociéramos", argumentó.

Por último, consultada por el estado actual de la denunciante, sostuvo que "no está bien, pero estamos con ella tratando de ayudarla", y señaló que podría reconocer fácilmente al acusado. "Esta siempre con chicas chiquitas".