El letrado de 40 años y nacionalidad boliviana fue encontrado sin vida, tirado en una calle de Ituzaingó. Un familiar del asesino es quien habría dado aviso al 911, desde una estación de servicio.
El cuerpo fue encontrado el lunes a medio vestir, con golpes y ultimado a balazos, tirado en la vía pública, en la localidad bonaerense de Ituzaingó. Por el crimen fueron detenidos un ex convicto, su novia, y una amiga de la pareja, luego de que se estableciera que había sido el delincuente el que mató al abogado por motivos pasionales. Al parecer, mientras el homicida estaba en prisión, el letrado mantenía relaciones con su pareja, lo que desató su furia.

Los voceros de los tribunales de Morón identificaron a la víctima como Carlos Alberto Carrizo, boliviano, según publica Crónica en su edición impresa de este martes. Trascendió que el hallazgo se produjo a las 0.10 del lunes, cuando miembros del Comando Patrulla (C.P.) de Ituzaingó recibieron una denuncia al número telefónico de emergencias 911.

Embed
La denuncia hacía referencia a una persona fallecida en General Villegas, entre General Ángel Pacheco y Henri Dunant. Al concurrir al lugar, el personal policial vio el cuerpo sin vida del abogado, que yacía con el torso desnudo. El muerto presentaba golpes y dos heridas de arma de fuego (una de ellas en el estómago y la restante en la pierna izquierda).

LOS IMPLICADOS

Este ilícito comenzó a ser investigado por la comisaría 1a de Ituzaingó, quienes lograron detener a un joven de 29 años, llamado Eugenio Rodrigo, a la novia de éste, de nombre Claudia Antonia, de 20, y a una amiga de ambos, llamada Jésica Andrea, de 24.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, la casa donde vivía la pareja señalada está a 8 cuadras de donde fie encontrado el cuerpo, y no se descarta que sea donde sucedió el asesinato. En el allanamiento a la vivienda se incautó una pistola Bersa 3.80 (robada el 26 de julio pasado, en esa zona), un revólver 32 largo y 157.000 pesos.

Embed
Al respecto, el homicida tiene antecedentes por narcotráfico y por desarrollar otras actividades ilícitas. Versiones sostienen que el letrado había sido abogado de Eugenio Rodrigo, quien lo agredió porque lo acusaba de haber mantenido relaciones sexuales con su novia mientras él permaneció detenido.

Intervino en la causa, que fue caratulada "Homicidio", la doctora María Laura Cristini, fiscal en turno de la Unidad Funcional Nº 2 de Ituzaingó, dependiente del departamento judicial de Morón.