La jueza de instrucción Wilma López dictó el procesamiento de seis profesionales del Hospital Borda por el delito de "abandono de persona seguido de muerte" de un joven en 2010, de haber "omitido denunciar" las quemaduras por electrocución que tenía y de "maniobras de sustracción de prueba" importante para la investigación de estos hechos.
El CELS destacó, además, que "es la primera vez que se procesa a médicos, jefes de servicio, por este tipo de delitos.

Matías Carbonell murió el 12 de noviembre de 2010 en el Hospital Penna, tras haber llegado en profunda agonía, derivado del Borda.

Al ingresar, los médicos advirtieron que su cuerpo tenía lesiones físicas compatibles con el pasaje de corriente eléctrica, entre otras condiciones físicas de extrema gravedad que no pudieron ser revertidas.

La jueza consideró que existe prueba suficiente para procesar por "abandono de persona seguido de muerte" al psicólogo y jefe de servicio Roberto Luis Capiello; a los psiquiatras Fabián Gustavo Pintow y Silvia Beatriz Scheweitzer; y a los enfermeros Hugo Alfredo Dospital, Ismael Ricardo Portillo y Jorge Héctor Mastricola.

Embed
Al determinar las obligaciones de quienes estaban a cargo del tratamiento de Matías, la jueza fue enfática en el rol de jefe de Capiello y en la responsabilidad de Pintow y Schweitzer sobre la prescripción de medicación inadecuada.

También procesó a Pintow, Capiello y tres enfermeros por la omisión de denunciar las quemaduras diagnosticadas por los médicos del Penna como "electrocución".

Sostuvo que los informes periciales son contundentes al informar que dichas lesiones no pudieron pasar inadvertidas para quienes brindaban tratamiento a Matías.

Capiello, Pintow y los tres enfermeros fueron procesados también por sustracción de prueba porque la jueza López consideró probada la desaparición intencionada y progresiva de los registros clínicos de Matías Carbonell.

"Como consecuencia de la muerte de Carbonell se urdió un plan para desaparecer la totalidad de la documentación a partir de la cual se podía fácilmente reconstruir su tratamiento
y de esta forma ocultar y entorpecer la investigación", afirmó en su resolución.