El esloveno Aleksander Ceferin, de 48 años, fue elegido este miércoles nuevo presidente de la UEFA, el séptimo en la historia del organismo, en un congreso extraordinario celebrado en Atenas, y sucederá en el cargo al francés Michel Platini.
Ceferin se impuso en la elección al holandés Michael van Praag y completará el tercer mandato de Platini (debió abandonar el cargo al estar ligado a un caso de corrupción) hasta marzo de 2019. Además, se convertirá en uno de los vicepresidentes de la FIFA.
El nuevo presidente de la UEFA se impuso por una clara ventaja de votos (42-13) a Van Praag, quien a pesar del favoritismo de su rival no retiró su candidatura en las horas previas al congreso, como algunos le recomendaron, y se arriesgó a perder por una amplia diferencia.

Embed
El dirigente esloveno felicitó públicamente al español Ángel Villar por haber dirigido con acierto la UEFA en estos momentos difíciles, al igual que al griego Theodor Theodoridis, el secretario general, y a la administración de la UEFA por su trabajo.
Ceferin dijo que "el buen gobierno, la transparencia, la responsabilidad social y la sostenibilidad" son los pilares básicos de su proyecto para presidir la UEFA y que ésta sea "la organización líder" en estos apartados.
Ceferin no vivirá en la ciudad sede de la UEFA, en Nyon, sino en su Liubliana natal y hará como el sueco Lennart Johansson, otrora presidente del organismo que tenía su residencia en Estocolmo y dejaba en manos del alemán Gerd Aigner, el que fuera secretario general y ascendido posteriormente a CEO (director ejecutivo), toda la maquinaria de la UEFA.
Ahora, sería el Theodoridis "el nuevo Aigner", aunque con la diferencia de que estaría acompañado por tres o cuatro directores de área entre los que deberían figurar el italiano Giorgio Marchetti (competiciones) y el español Emilio García Silvero (área jurídica) y el serbio Zoran Lazovic, cercano a Aleksander Ceferin, quien podría tener protagonismo en la "nueva UEFA".
Aunque muchos lo nieguen, la candidatura de Ceferin estuvo "bendecida" por el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, presente en el congreso celebrado en la zona turística de Lagoniss, cerca de Atenas, y también se vio beneficiada de la absoluta neutralidad del presidente saliente de la UEFA, Michel Platini, del que muchos esperaban que hubiera apoyado en su día a Villar, que acabó retirando su candidatura.