Michel Platini declaró este lunes ante la Comisión de Apelaciones de la FIFA en Zúrich sobre su suspensión de ocho años de toda función relacionada con el fútbol.

Platini aseguró ante los medios que no se presentaba para luchar por su futuro, sino "contra la injusticia". "No he hecho nada y no temo por nada. Si tuviera algo que reprocharme estaría escondido en Siberia por la vergüenza", apuntó.

El presidente de la UEFA no se había presentado la primera vez que fue convocado para declarar ante el Comité, ya que, según dijo, el proceso estaba viciado. "(los instructores del caso) dijeron ya todo en los periódicos, no merecía la pena venir", señaló este lunes.

"Ha sido una buena audiencia, muy bien dirigida por gente sincera, por lo que estoy contento de la manera cómo ha transcurrido. Ahora veremos qué pasa", declaró Platini a los periodistas tras abandonar las instalaciones de la FIFA en Zúrich.

Platini presentó a Jacques Lambert, actual presidente del Comité de Organización de la Eurocopa 2016, y Ángel María Villar, presidente de la Federación Española y vicepresidente de la UEFA, como testigos de la existencia del famoso contrato oral entre el excapitán de la selección francesa y el presidente de la FIFA Joseph Blatter.

Antes de presentarse ante la justicia interna de la FIFA, Platini no se presentó a una primera audiencia a la que fue convocado, porque estimó que el proceso estaba decidido de antemano, como repitió este lunes: "Ellos (los portavoces de la Cámara de Instrucción) dijeron ya todo en los periódicos, no merecía la pena venir".

El pasado octubre el Comité de Ética de la FIFA suspendió de forma provisional al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, durante ocho años, dentro de la investigación que se lleva a cabo en el organismo futbolístico mundial por presunta corrupción; y, por el mismo periodo, a Michel Platini, presidente de la UEFA desde 2007 y que no pudo presentarse para relevar al helvético en las elecciones.