La empresa recuperada Cueroflex pasó de pagar de $50 mil a $350 mil de luz por mes. El pasado junio, la cartera de Juan José Aranguren recomendó no pagar la boleta y ahora la empresa de energía les envió una factura de $813 mil con una multa incluida de $80 mil.
Tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia que avaló el aumento en la tarifa de luz, las pymes vuelven a enfrentar una dura realidad: pagar las boletas con fuertes incrementos en medio de una baja en la ventas. Esta situación pone en riesgo miles de puestos de trabajo.

Embed
Tal es el caso de la empresa recuperada Cueroflex de San Martín, donde pasaron de pagar $50 a $350 mil de luz por mes. La factura de Edenor del período que va de principios de enero a principios de febrero fue de $46.700. De principios de febrero a principios de marzo subió a $178 mil; de principios de marzo a principios de abril, a $267 mil; de principios de abril a principios de mayo, a $365 mil y de principios de mayo a principios de junio quedó en $214 mil.

La siguiente boleta les llegó con vencimiento el 30 de junio y con un monto de 382 mil pesos. Esa factura llegó cuando la Justicia frenó el aumento y el Ministerio de Energía recomendó no pagar.

Embed
Ahora, la cooperativa recibió una nueva factura con un importe de $813 mil con una multa incluida de $80 mil por no pagar en junio.

"Nos recomendaron que no paguemos y ahora nos llega esta boleta. No vamos a pagar porque no podemos. Lo que hace la empresa no es legal", se quejó por Radio 10 Jorge Reisch, presidente de la cooperativa.

"En San Martín estamos amparados hasta octubre y no nos retrotrajeron ninguna boleta. Tendríamos que tener plata a favor", manifestó Reisch.

Además, advirtió que no van a dejar que les corten el servicio. "Esto no puede ser, aumenta la luz y el gas. Acá no ganamos fortuna. Pagamos más de impuesto que de salarios a los compañeros", describió.