En la previa al choque ante Lanús por Copa Argentina, el delantero de Boca mostró su molestia por la sanción que recibió y habló sobre su futuro como profesional: "Que la gente se quede tranquila que voy a pensar bien la decisión".
El delantero de Boca Juniors Carlos Tevez rompió el silencio y mostró su molestia por la sanción de tres fechas que recibió y dio a entender que el Tribunal de Disciplina respondió a la presión de los periodistas.

"Creo que por la presión que hicieron los periodistas me dieron tres fechas, pero no los vi hacer lo mismo cuando otros futbolistas putearon al árbitro", se quejó el Apache en la conferencia de prensa que ofreció en Mar del Plata, poco después que arribara el plantel xeneize para afrontar el partido de mañana ante Lanús, que se realizará en el Estadio José María Minella, por los octavos de final de la Copa Argentina.

Y puntualizó: "Por eso creo que tengo que ser ejemplo para bien y para mal también. Si hay que imponer sanciones, que los encargados de hacerlo lo hagan en la misma línea. No, a unos de una forma y a otros, de otra".

Embed
También se refirió a la actuación en el partido Boca-Belgrano del árbitro Germán Delfino, quien lo expulsó tras recibir un insulto.

"Reaccioné porque un rato antes me habían dado tres patadas y el juez no sacó ni una amarilla. Yo cuando fui a presionar al defensor no le hago falta y si lo hice no era para amarilla. Pero Delfino vino con decisión para sacar la tarjeta. A mí no me cuidan y después me castigan, es lógico que me caliente", argumentó.

"Entiendo que los jugadores somos pesados, que les hablamos demasiado a los árbitros, que hay algunos que quieren ganar el partido hablando. Pero los árbitros tienen que ser más abiertos y tener un criterio común entre todos", añadió.

Embed
Con respecto a sus expectativas para el partido de mañana, confió: "No estoy ansioso, sólo con ganas de jugar. A uno no le gusta estar afuera, espero estar en el mismo nivel que tuve ante Belgrano hasta la expulsión. Quiero tener la misma sensación que ese día". Y en cuanto al encuentro de mañana, opinó que Boca tiene que asumir la iniciativa desde el vamos. "Tenemos que salir a ganar, somos Boca. Pero es un partido más. Cuando ganamos la Copa Argentina todos le dieron poca importancia, pero hoy parece la Champions. Los periodistas inventan historias como que esto es de vida o muerte. Ojalá nos vaya bien porque la gente de Boca quiere ganar todo, pero es sólo un partido de fútbol", remarcó.

En cuanto a la polémica que se armó la última semana por él cambio de horario del partido entre Lanús y Aldosivi, opinó que "la culpa no es de Boca ni de Lanús, lo que está mal es la organización. En Europa uno sabe seis meses antes cuando va a jugar los partidos. Y acá tenés que esperar a lunes o martes para saber cuando jugás los fines de semana. No se puede planificar nada".

Finalmente analizó el rendimiento del equipo en los cotejos en los que él no estuvo. "En Mendoza nos costó cerrar el partido y contra Quilmes creo que se jugó un gran primer tiempo".