Gisela Coronel, de 24 años, fue a una sala de primeros auxilios en el partido bonaerense de Moreno con su hija fallecida en brazos e intentó engañar a los médicos. La autopsia reveló que la criatura falleció de un paro producto de golpes en la panza y el pecho.
Una mujer llevó a su beba fallecida a una sala de primeros auxilios en Moreno y dijo que la encontró muerta un rato después de darle la mamadera. Sin embargo, la autopsia reveló que fue ella quien la asesinó y quedó detenida por homicidio agravado.
bebamuerta.flv
"Le di la mamadera y se murió", dijo Gisela Soledad Coronel, de 24 años, cuando llegó a un hospital de urgencia, con su beba Maia Ludmila Scarioni muerta en brazos, anticipó C5N. La nena tenía 3 años y la autopsia delató a la mujer al determinar que fue asesinada a golpes.
Según su relato, a las 5.45 de la madrugada le había dado la mamadera a Maia y luego, al despertarse a las 9.40, registró que la nena no tenía signos vitales y su boca estaba morada, con los labios rígidos. Contó que la trasladó de inmediato al centro a la Sala de Primeros Auxilios de Juan de la Cierva y Paraguay, en Moreno.
Embed
Quienes la atendieron en primera instancia determinaron que la beba no tenía lesiones visibles, por lo que se presumía que podía haber sido una muerte natural. Sin embargo, tras las tareas del equipo de criminología de la Comisaría 8va, se determinó que la menor era constantemente maltratada por su mamá.
La autopsia reveló que Maia falleció por un paro cardiorrespiratorio traumático producto de un golpe en el abdomen y tórax, que le produjo una hemorragia interna y una infección.