El país se mantiene al frente de la tabla con 48,8 millones de hectolitros para 2016, aunque su producción descendió un 2% con respecto a 2015.
Italia volvió a ser nombrado como el mayor productor de vinos del mundo en 2016 con 48,8 millones de hectolitros. Aunque es un 2 % menos que en 2015 le valió otra vez el título y dejó en segundo lugar a Francia, de donde salieron 41,9 millones de hectolitros.

España, con sus vinos de La Rioja y su Jerez, se ubicó tercero en el conteo con una producción de 37,8 millones de hectolitros y le sacó ventaja a Estados Unidos, que quedó cuarto con 22,5 millones de hectolitros, informó el sitio de la Organización Internacional de la Viña y el Vino.

De acuerdo con las cifras y registros de la OIVV, las producciones de Australia y Nueva Zelanda se encuentran en aumento con 12,5 millones de hectolitros y 3,1 millones de hectolitros respectivamente, pero los números son más bajos que el año pasado en otros países del hemisferio sur.

En Chile se registraron 10,1 millones de hectolitros, mientras que en la Argentina se produjeron 8,8 millones de hectolitros durante 2016 debido a "un fuerte impacto de los eventos climáticos", pero no fueron los países más "en baja" del conteo.

Alemania percibió una baja de 4 % en su producción con 8,4 millones de hectolitros y Portugal llegó a la marca de 20 % menos con 5,6 millones mientras que Sudáfrica cosechó 9 millones de hectolitros, un 19 % menos que en 2015.

Brasil, por su parte, producirá un estimativo de 1,4 millones, un 50 por ciento menos que el año pasado.

La producción mundial en este último período -que en 2015 alcanzó los 275 millones de hectolitros- sería así una de las más escasas desde el 2000, según la OIV.