El titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos y el senador del PRO, pidieron que se les permita contestar por escrito o en sus despachos, por los fondos robados a la Vicepresidenta.
Lombardi y Pinedo declararán en calidad de testigos en la causa en la que se investiga el origen de los fondos que le fueron robados de su casa a la vicepresidenta Gabriela Michetti. El juez Ariel Lijo accedió y les enviará el pliego con las preguntas que deberán responder.

Ambos se presentaron ante el juez federal Ariel Lijo para manifestar su "voluntad de prestar declaración en los términos del artículo 250 del Código Procesal Penal", que establece que "no estarán obligados a comparecer" en el juzgado como testigos, "los ministros y legisladores nacionales y provinciales".

El artículo explica que "según la importancia que el juez atribuya a su testimonio y el lugar en que se encuentren, aquellas personas declararán en su residencia oficial, donde aquél se trasladará, o por un informe escrito, en el cual expresarán que atestiguan bajo juramento", explica el artículo.

Los testigos enumerados podrán renunciar a este tratamiento especial, dice también ese artículo. Fuentes judiciales confirmaron que el cargo de Lombardi es equiparable a ese rango jerárquico en el esquema de la administración pública, por lo que podría acceder a esa prerrogativa.

Embed
El juez Lijo, a cargo de la investigación por el origen de los fondos que le fueron sustraídos a Michetti, les enviará en las próximas horas el pliego de preguntas para que respondan por escrito, según confirmaron las fuentes consultadas.

Lombardi y Pinedo fueron propuestos como testigos por la propia Michetti. Ambos habrían sido donantes de dinero en efectivo para la Fundación Suma, que preside la vicepresidenta.

En la causa están declarando testigos, la mayoría aportantes de la Fundación, que coinciden al señalar que no se les otorgó recibo por el dinero que hicieron llegar como donación.

Embed
Días atrás, Santiago Eduardo Riobó, jefe de Despacho en la Presidencia del Senado y colaborador directo de Michetti confirmó que parte del dinero que le fue sustraído a la funcionaria provenía de "donaciones" para la Fundación SUMA, y que por las mismas no se entregaron recibos. Explicó acerca de "sobres" que recibió con dinero para la entidad, antes de las elecciones, que le entregaron el senador Pinedo y la hermana de Michetti.

La Justicia incluyó a SUMA en la investigación porque Michetti explicó que $190.000 sustraídos de su casa la noche del 22 de noviembre fueron recolectados por personas de su entorno para organizar la famosa cena de gala.

Luego la Justicia amplió -a pedido de los diputados Rodolfo Tahiade y Juan Cabandié- el objeto de la causa a las fundaciones "Fundar Justicia y Seguridad", "Formar", "Creer y crecer" y "Pericles", todas vinculadas al oficialismo.