La dilatación de la renovación del contrato de la Pulga con el Barcelona (vence a mediados de 2018) motivaron a varios clubes a soñar con tener al rosarino. Y el DT portugués ya tiene un "plan" para llevarlo al Manchester United.
El pobre presente del equipo inglés motivó a los directivos y también a la marca que lo patrocina a idear un plan para resurgir. Y ese plan incluye nada menos que a Lionel Messi, cuya cláusula de rescisión es de 250 millones de euros.

Según Marketing Deportivo, adidas y el United trabajarían en conjunto para evitar pagar dicha cláusula, tentando al argentino para que finalmente no renueve su contrato ofreciéndole una primera de 100 millones de euros más otros 50 por temporada. La marca alemana es además la que representa Messi, por lo que las negociaciones entre el jugador, el club inglés y la firma serían más fluidas.

La idea entonces es convencer al rosarino para que deje vencer su contrato sin renovar y así no abonar su costosa cláusula de rescisión.

En el mismo sitio aseguran que las negociaciones entre el Barcelona y Messi para la renovación del contrato no están avanzadas (la idea del club es extenderlo hasta 2022), por lo que los caminos podrían estar abierto para su salida.

Actualmente, Mourinho tiene en sus filas a jugadores de la talla de Zlatan Ibrahimovic (ex compañero del argentino), Wayne Rooney y Paul Pogba, entre otros, pero sin embargo no logra imponerse en el plano nacional ni en el internacional, por lo que apunta todos sus cañones a quedarse con el mejor jugador del mundo.

Embed
Hace unos días, los medios españoles "asustaban" a todos al asegurar que el argentino dudaba sobre la renovación de su contrato con el Barcelona, que vence a mediados de 2018. Esto no hizo más que alimentar los rumores de su partida a Inglaterra, pese a que después se dio a conocer el fastuoso monto que le ofrecieron desde España para continuar en el club y la información de que finalmente habría renovación hasta 2022.

Esta información del United surge horas después de la millonaria oferta que prepararía el Manchester City, su clásico rival, que rondaría los 240 millones de dólares para trasladar al rosarino al conjunto que actualmente dirige Josep Guardiola.