La causa contra la Vicepresidenta por el origen de los fondos que fueron robados en su domicilio avanza y le sigue dando problemas. Además, una testigo propuesta por Michetti fue denunciada por falso testimonio.
La causa por el origen dinero robado en la casa de Gabriela Michetti vuelve a tomar actividad. Este lunes el abogado denunciante Leonardo Martínez Herrero le reiteró al juez Ariel Lijo la necesidad de citar a declaración a la Vicepresidente y presentó en paralelo una denuncia por falso testimonio contra una testigo aportada por la defensa de la jefa del Senado.

Martínez Herrero sostuvo que las pruebas acumuladas en los tres cuerpos del expediente 9.938/16 "alcanzan y sobran" para que Michetti sea citada a dar explicaciones. La Vice está imputada por los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito, incumplimiento de deberes de funcionario y omisión maliciosa. Pero en el mismo escrito, el letrado solicitó se investigue a Claudia del Valle Nunia por los olvidos en los que incurrió durante su declaración judicial, constatados posteriormente por una nota publicada por el sitio El Disenso.

Embed

"La referida testigo manifestó que tenía relación con Silvina Michetti y que solo efectúa trabajos de consultoría percibiendo la suma de $ 20.000, cuando en rigor de la nota presentada es socia de la referida en primer término en la empresa SIL S.A. desde 2004", afirmó Martínez en la presentación.

Del Valle Nunia fue una de las tantas personas que confesó haber donado dinero a la Fundación SUMA de Michetti antes de noviembre de 2015 sin recibir comprobante ni recibo. Esos fondos, unos $ 5.000, dijo que salieron de sus "honorarios profesionales y ahorros".

El 25 de octubre pasado, cuando fue indagada por la relación con las Michetti, Del Valle Nunia aseguró que es "conocida" de Gabriela, pero que su "vínculo" es con Silvina, a la que definió como "amiga" a la que ve "casi todos los días". "El vínculo que tengo es con Silvina Michetti, la hermana de Gabriela Michetti. Nos conocimos en el 2001 cuando hicimos un posgrado en el IAE", afirmó.

Sin embargo, además de amigas se descubrió que Silvina y Claudia son socias comerciales. La edición del Boletín Oficial del 17 de septiembre de 2004 reveló que Del Valle Nunia y Silvina Michetti comparten directorio de la empresa SIL S.A., la operadora de la red de tintorerías 5àSec. Esa compañía posee dos docenas de empleados y una facturación estimada entre $ 1 millón y $ 5 millones al año. En un edicto oficial del 31 de octubre de 2008 Silvina figura como presidente de la sociedad anónima y su amiga como "directora suplente".

Embed
Silvina Michetti también figura como directiva de Dilexia S.A., Atton S.A., 5 a Sec Srgentina S.A., BRB Argentina S.R.L. y BRB Argentina S.A. y en Bourgogne Argentina S.R.L., ya rematada.

Los periodistas Fernando Amato y María del Sol Peralta cuentan en el libro "Gabriela, historia íntima de la mujer detrás de la política" que las tintorerías 5àSec fueron una salvación para la Vicepresidente después del accidente. "Cuando su cuerpo le permitió estar unas horas sentada, se reinsertó en el mercado laboral dentro de la empresa donde su hermana trabajaba como desarrolladora de franquicias: la cadena de tintorerías 5àSec. Silvina se lo propuso para que volviera de a poco a ocuparse de temas relacionados con su profesión. Le encargó tareas de importación y exportación que la ayudaron a conectarse con otros temas por fuera de la rehabilitación", relataron Amato y Peralta. La firma 5àSec fue cliente del estudio del actual ministro de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz.

Al ser consultada sobre su situación laboral, Del Valle Nunia contó ante el juez Lijo que en este momento es monotributista categoría "I" (hasta $ 400.000) y que solo se dedica a realizar consultorías. "Desde el año 1990 hasta el 2007 trabajé en relación de dependencia para una empresa privada que comenzó siendo australiana y luego fue adquirida belgas, que se llama PB Leiner Argentina. Allí mi último puesto fue como Vicepresidenta de ventas para América latina y cuando me retiré de esta empresa fui indemnizada", explicó.

Embed

Asimismo, la testigo insistió que los $ 5.000 aportados a la fundación "son mis ahorros, provenientes de mis honorarios profesionales que voy guardando" y confirmó que no recibió comprobante. "Todo fue verbal. Silvina en ese momento me dijo que cuando la Fundación rindiera cuentas de esa donación, iba a ser la propia Fundación la que me extendiera un recibo. Yo no le iba a pedir un recibo a mi amiga", indicó.

El olvido de Nunia genera dudas: ¿por qué no dijo que era socia de la hermana de Michetti? ¿Cuánto dinero percibe por su actividad de empresaria en SIL S.A.?¿Cuál es verdadero nivel de gastos de la testigo? ¿Es posible que el dinero aportado no sea de su propiedad? Las fotos publicadas Del Valle Nunia en su perfil de Facebook de sus últimas vacaciones por Los Ángeles o Camboya provocan más confusión.