Un carpintero argentino y un supuesto terrorista peruano, presunto miembro del grupo Sendero Luminoso, fueron detenidos por supuestamente realizar más de 600 amenazas telefónicas al presidente, Mauricio Macri, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal y el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo.

Las detenciones fueron realizadas en la ciudad de Mar de Plata y en Buenos Aires.

El primer detenido, Fernando Elexni Tantalean Willard, supuesto integrante de Sendero Luminoso, realizó según la investigación más de 100 llamadas en las que amenazaba al presidente y con colocar explosivos en estaciones de tren y centros comerciales.

Fernando Elexni Tantalean Willard.jpg

La investigación, desarrollada por la Unidad de Investigación Antiterrorista de la Policía Federal, permitió corroborar que la línea telefónica utilizada correspondía a un servicio prepago desde el que también se habían realizado "cientos de llamadas" al Servicio de Emergencias 911 desde principios de septiembre de este año.

El peruano tiene antecedentes penales en su país de origen, cuenta con una trayectoria delictiva por tentativa de homicidio, robo, atentado y resistencia a la autoridad y narcotráfico y cumplió condenas en distintos penales.

Gustavo Hernán Guembe

Por su parte, Gustavo Hernán Guembe, alias "Piki", efectuó más de 500 llamadas en las que desafió con "tomar la quinta de Olivos, la Casa de Gobierno y el Congreso" y se identificó como integrante de la agrupación política La Cámpora.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, recordó que "estos hechos son investigados" y aseguró que desde su cartera no van a tolerar "amenazas para con nadie, independientemente de quién sea la víctima", señaló el comunicado.

En septiembre, la Policía de Argentina detuvo a un hombre por presuntamente amenazar telefónicamente con colocar una bomba en la residencia presidencial.

Embed

Además, a finales de julio la Justicia ya había detenido a dos jóvenes por amenazar al presidente con mensajes en árabe e imágenes de explosivos en Twitter.

Uno fue liberado y el otro fue procesado con prisión preventiva, aunque finalmente fue también puesto en libertad.